top of page

HISTORIA

Parte 1

Hacia 1897, la búsqueda de una cura para su tuberculosis trajo a José Arias Moreno y a su esposa María de la Plaza (sobrina del expresidente Victorino de la Plaza) hasta la zona de San Javier. Solo los saludables aires que recorren estos cielos podrían interceder por su salud. Se recomendaba en aquella época vivir en climas secos como el de Traslasierra, en la ladera Oeste de las Sierras Cordobesas. El matrimonio parte en coches a caballo desde Santiago del Estero, para luego seguir a mula. El lugar esperado llegaría después de un trecho a pie: en aquel entonces era la única forma de llegar. Al lugar lo llamaron La Constancia. 

 

La casa se encuentra en un lugar estratégico, en la Quebrada del Tigre, donde nace el arroyo San Javier. Cuentan los lugareños que allá por la tercera década del siglo XIX cazaron un yaguareté en esta quebrada luego de una intensa persecución. A los yaguaretés la gente de la zona les decía tigres, de ahí el nombre (Relato completo en el PDF).

La primera construcción fue un rancho de adobe y techo de paja donde hoy se encuentra el comedor. Con el tiempo se sumaron un palomar, patio de juegos y pileta de natación. Recién en 1920, tras la muerte de su tío Victorino, María de la Plaza emprende la ampliación de la casa. En 1935 María comienza la construcción del Oratorio San José, construido con piedras de la sierra y equipado con esculturas de mármol de sus santos favoritos, encargadas al Vaticano.

La capilla en 1938.jpg
Llegando a la constancia en 1940.JPG
El primer rancho 1897.jpg

Después de algunos años, las tierras pasaron por herencia a manos de mi familia. Luego de pasar por distintos dueños dentro de la familia y tras 40 años de abandono, mis viejos encararon el proyecto de su vida, recuperar la casa abandonada de La Quebrada. Luego de tres intensos años de restauración cada ambiente volvió a tomar vida. En semana santa del año 2000 La Constancia abrió sus puertas al turismo. 

Luis y Alicia vivieron en este lugar desde el año 2002 al año 2011, año en que fallecen en un viaje a Bolivia. 

Luis, mi hermano mayor fue el que vino y tomó la posta del lugar, continuando con la tarea que comenzaron Luis y Alicia. A los dos años me vine yo con Catu y Simona de solo dos meses. Por unos años trabajamos juntos con Luis, atravesando mucha Constancia, mucho trabajo, muchos desafíos de la montaña, de la naturaleza. A los pocos años de mi llegada Luis decidió seguir su camino fuera del trabajo de la hostería y yo quede sólo. 

Parte 2

abuelos y tatara abuelo.jpg
g5.jpg
g3.jpg

Parte 3

​En el año 2018 hubo un suceso que empezó a cambiar el rumbo de la historia, que todavía se sigue escribiendo. 
Un domingo a la tarde de abril vinieron unas personas a conocer el lugar. La persona que las trajo es una persona que yo conozco y es medium. Cuando entramos al oratorio esta persona me dice: Acá hay oro, y me señala el altar. Les seguí mostrando el lugar y se fueron. Al día siguiente masa y cortafierro en mano comencé una tarea muy loca, buscar un tesoro adentro del altar. Después de tres días de picar paredes y excavar en el piso terminé dando con algo, no era justamente un tesoro, sino más bien un gualicho. El objeto era un frasco con una estrella roja en la tapa y un papel húmedo adentro. Estaba apoyado sobre una caja de piedra donde estaba el acta de inauguración de la capilla con un diario de 1937 y algunos billetes y monedas viejos. Según la medium ese frasco era un trabajo de magia negra que lo plantaron durante la obra del oratorio. Haber quitado eso de ahí fue una primer liberación del lugar. 

Al poco tiempo vinieron todos mis hermanos e hicimos una ceremonia de reinauguración como nuevos propietarios del lugar. Escribí un acta donde intencionaba un nuevo comienzo para el lugar, un cambio de aire, de propósito, donde mencionaba La Abundancia y el Bienestar.

Ese fue el comienzo de mi camino de búsqueda y de conexión profunda con este territorio. 
Cuando vino la pandemia me hice empecé a hacer muchas preguntas. Que es este lugar, quien soy yo, que es esta vida, que tengo que hacer? Fui a visitar a mi amigo y maestro Shifu Carlos. Tras una charla con él me recomendó que empezara a meditar. Una mañana, unos días después, en una meditación en mi casa, me veo sentado con un cacique comechingón sentados en una roca mirando hacia el valle. Hablábamos del mundo, de las cosas que estaban pasando, cuando de repente se aparece un jaguar con un collar que contenía una piedra de cuarzo. Cuando termino la meditación me digo: Tengo que ir a la mancha blanca. La Mancha blanca es un lugar de cuarzos al fondo de la quebrada al que no había ido nunca, es casi inaccesible. A los pocos días subí a la mancha y dejé una piedra que había sido de los comechingones a modo de ofrenda y me baje una piedra de cuarzo.   

En el año 2021 me invitan a participar de una ceremonia de Ayahuasca. No sabía bien lo que era, pero algo me decía que tenía que ir. Esa ceremonia me llevó a estados expandidos de conciencia que me permitieron conectar con la esencia del lugar. Pude encontrarme con mis padres, recibir mensajes de ellos. Sentí al espíritu de la Quebrada del Tigre, un espíritu femenino, que me decía: Yo soy la gran madre de estas montañas, soy la dadora de vida a través de mis aguas. Recibí mensajes de mucho amor de seres que habitan este territorio, en la mancha blanca. Yo tenía el cuarzo de la mancha en mi mano, que me quemaba de lo caliente que estaba.

A los tres días de la ceremonia subo a La Constancia a saludar a unos huéspedes que me querían conocer. Cuando llego una de las mujeres del grupo me dice: Hola Agustín, este lugar es un portal energético, es un lugar muy sagrado, y vos sos el guardián de este lugar. Y yo le contesto: Si, lo se porque hace solo 3 días vi todo lo que me decís en una ceremonia de Ayahuasca. 

Ahí comenzó mi camino con esta planta de poder de la selva amazónica y muchas cosas se fueron abriendo. 

En el año 2022 una persona se me presento de una forma casi imposible de explicar al día siguiente de una ceremonia​. Yo en la ceremonia puse el nombre de esa persona en mi libreta y al día siguiente apareció en San Javier (no vive ni siquiera cerca de acá) en un lugar en el que yo tampoco debería haber estado. Todo nos llevo a ese encuentro. Me acerque y le dije que yo estaba viendo sus videos y que toda la información de la que hablaba me vibraba mucho. Y le dije qu eyo tenía un lugar muy especial arriba en las sierras al cuál le estaba buscando el propósito. Al día siguiente subimos. Cuando bajo del auto me dijo: Este lugar es un portal, y yo le conteste que ya lo sabía. . Entramos a la capilla y me dijo: Esto es viejo, este tiene que ser un lugar para la expansión de los seres humanos, a lo que también le contesté que ya lo sabía. Luego seguimos la visita hablando de la libertad y del disfrute que las personas que vinieran a La Constancia debían experimentar. 

A los poquitos días le planteo a mis hermanos transformar la capilla. Todos estuvieron de acuerdo ya que casi no se le daba uso, y ninguno es practicante. Con respeto y agradeciendo lo que la religión me había ayudado a entender, me di a la tarea de quitar el altar, la cruz del campanario, los santos. Donde antes hubo una cruz puse el símbolo del infinito, con la intención de que ese lugar ahora era para todas las personas, no solo para los católicos, y que era un lugar para todo tipo de prácticas relacionadas a la expansión del ser. La capilla era ahora El Infinito. 

Unos meses después en el 2023, esta persona volvió a aparecer y a confirmar algo que estaba en algún lugar de mi inconsciente. Me dijo que el nombre estaba trabando el lugar. Cuando me dijo eso yo le conteste: Yo ya tengo un nombre para este lugar, La Abundancia. Me contestó: Si! ese es el nombre de este lugar!. Ahi ya el planteo a mis hermanos fue más serio,. Pero todos confiaron y aceptaron el cambio. 

Desde el año pasado La Quebrada del Tigre, donde esta la hostería, se llama La Abundancia. Cuando hice el cambio del nombre me fui a dormir al filo de la sierra, esa noche agradecí a todos los que formaron parte de La Constancia, sin ella este lugar no sería lo que es. Y al día siguiente le di la bienvenida a La Abundancia. Esa mañana se presentó algo que luego pude entender mejor: La Abundancia es un lugar para el renacer. Renacer es volver a habitar en el corazón, salir de la mente, de los miedos, y habitar en el presente. Un lugar para disfrutar la vida, para conectar con la naturaleza y nuestra propia abundancia. 

bottom of page